Descubre por qué te desagrada tanto escuchar grabaciones de tu propia voz


Al que no le desagrade el sonido de su propia voz, que lance la primera piedra.

Nos pasa a todos cada vez que escuchamos una grabación o cuando hablamos en un micrófono: descubrimos lo aguda y chillona que suena nuestra voz.

Afortunadamente, no eres el único. Además, existe una explicación bastante sencilla para este fenómeno.

Todas las personas utilizamos dos métodos distintos para escuchar sonidos:

La conducción aérea y la conducción ósea.

El método de la conducción aérea es el más habitual: es el que usamos al escuchar prácticamente todo lo que oímos, desde la voz de nuestros amigos, hasta el sonido del televisor.

Conducción aérea

Las ondas de sonido viajan a través del aire hasta nuestro oído externo, atraviesan nuestro conducto auditivo y alcanzan nuestro tímpano.

En este punto las ondas se convierten en vibraciones y amplifican las ondas sonoras antes de entrar en la cóclea, la estructura del oído interno que parece un caracol y que finalmente transforma las ondas en impulsos nerviosos a través del movimiento de sus fluidos linfáticos.

Sólo entonces es que finalmente logras “escuchar”.

Pero ¿qué pasa con nuestra voz?

Nuestra voz viene desde dentro de nosotros mismos, por lo cual las ondas sonoras que emitimos no viajan por el aire.

Al contrario, se transmiten a través de un método diferente que se conoce como conducción ósea.

Conducción ósea

Cuando hablamos, nuestras cuerdas vocales vibran y el efecto resultante es que esa vibración pasa directamente a nuestros huesos, en especial a los de nuestro cráneo.

Como nuestro oído interno también está en el cráneo, los fluidos de la cóclea reciben un efecto vibratorio distorsionado.

El resultado final es que nuestras voces nos suenan bastante más graves de lo que en realidad son porque los huesos son mejores para transmitir frecuencias bajas de sonido.

Y ahora viene la grabación

Entonces cuando escuchamos una grabación de nuestra voz, la estamos escuchando por la conducción aérea y no por la conducción ósea, a la que estamos acostumbrados desde que nacimos.

Por eso nos suena tan rara y desagradable.

Así que en realidad tu verdadera voz se parece más a eso que oyes en las grabaciones. Pero hey, tampoco vale deprimirse por eso. Nuestro cuerpo nos juega trucos extraños a todos y realmente sólo nos perturba porque no estamos acostumbrados a sentir que hemos vivido en un engaño.

La próxima vez que alguien se queje del sonido de su voz ya sabes cómo darle la explicación. 🙂

¿Cuál es tu reacción?
Cool Cool
7
Cool
Enojo Enojo
1
Enojo
Fail Fail
4
Fail
Lindo Lindo
2
Lindo
LOL LOL
6
LOL
Love Love
4
Love
Nerd Nerd
4
Nerd
Wow Wow
5
Wow
WTF WTF
7
WTF

Descubre por qué te desagrada tanto escuchar grabaciones de tu propia voz



OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

log in

reset password

Back to
log in

Choose post type

NewsImageListPollQuizVideoAudioGalleryPlaylist