Descubre cómo luciríamos si evolucionáramos para resistir un accidente automovilístico


Sabemos que el ser humano no es capaz de evolucionar a nuestro antojo. Somos piezas que han sido moldeadas durante miles de millones de años hasta lo que somos hoy en día. Pero podemos imaginar, por ejemplo, cómo luciríamos si evolucionáramos para resistir un accidente automovilístico. Seguramente luciríamos como Graham.

Graham es producto de un proyecto llevado a cabo por la artista australiana, Patricia Piccinini, el experto en seguridad automotriz, el Dr. David Logan, y el principal cirujano traumatólogo de Australia, el Dr. Christian Kenfield.

Este proyecto, llamado “Meet Graham”, fue ideado por la Comisión de Accidentes de Tránsito de Victoria. Su propósito era concientizar sobre la vulnerabilidad del cuerpo humano en estos accidentes. Después de todo, según cálculos de la OMS, al año mueren alrededor de 1.25 millones de personas a nivel mundial en accidentes de tránsito.

Quizás, haciendo ver lo frágiles que realmente somos, las personas tomen conciencia antes de tomar el volante.

Las modificaciones que aplicaron en Graham están pensadas para absorber la mayor cantidad de impacto. También para proteger las zonas más vulnerables que resultan afectadas comúnmente en un accidente, como: el cuello, rodillas, piel, cara y cabeza.

¿Qué modificaciones hicieron?

Lo primero que pensaron fue en el cerebro. El cráneo de Graham está fortificado.Tiene un grosor mucho mayor que lo normal, que actúa como un casco para el cerebro. También tiene más líquido cefaloraquídeo y ligamentos para mayor absorción de impacto.

 Sus rodillas se pueden doblar en cualquier dirección para prevenir fracturas en las piernas.

Su caja torácica está fortificada y tiene pequeños sacos o vegijas que actuarían como bolsas de aire naturales.

Estas liberarían líquido al absorber un golpe.

Además, Graham no tiene cuello. Una de las zonas que más posibilidades tiene de lesionarse en un choque y de presentar fallas severas luego. En cambio, su caja torácica se une directamente con el cráneo.

Si vemos su rostro, podemos apreciar que no tiene nariz u orejas que perder en un accidente. Su cara tiene abundante tejido adiposo, cuya finalidad es proteger las sensibles estructuras que conforman el rostro.

 

Finalmente, sus alargados pies están diseñados para dar grandes saltos y evitar un posible arrollamiento.

 

De momento Graham se exhibe únicamente en Victoria, Australia. Pero se tiene pensado que haga un tour por distintas aprtes del país, sembrando conciencia sobre los peligros y riesgos de un accidente automovilístico.

¿Qué te ha parecido este proyecto?

Cuál es tu reacción?

Cool Cool
2
Cool
Enojo Enojo
0
Enojo
Fail Fail
3
Fail
Lindo Lindo
0
Lindo
LOL LOL
0
LOL
Love Love
1
Love
Nerd Nerd
1
Nerd
Wow Wow
2
Wow
WTF WTF
16
WTF
Dafne Perez

Amante del arte en todas sus formas y una persona sumamente curiosa. Me gusta aprender y hacer de todo. Mis amigas dicen que un día me encontrarán en un curso de crochet o de submarinismo.

Comments 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre cómo luciríamos si evolucionáramos para resistir un accidente automovilístico



O


Nota: Tu contraseña será generada automáticamente y enviada a tu correo electrónico.

¿Olvidaste tu contraseña?

Ingresa tu dirección de Correo electrónico y te enviaremos un enlace que podrás usar para escoger una nueva contraseña.